La sesión única de arteterapia en la hospitalización pediátrica

Después de mucho esfuerzo, hoy se ha publicado en E-Prints Complutense mi trabajo de final de máster: "La sesión única de arteterapia en la hospitalización pediátrica". Una reflexión sobre las prácticas arteterapéuticas con menores hospitalizados que integra la contextualización teórica de un plan de intervención arteterapéutica con una investigación de carácter cualitativo, para la posterior elaboración de una propuesta de intervención arteterapeútica.

Dicho trabajo pone en valor la sesión única de arteterapia, en el ámbito de la hospitalización pediátrica, situando el foco en las posibilidades, dificultades y potencialidades de la misma.

Me siento feliz de poder compartirlo con todos y todas vosotras. Os dejo el enlace AQUÍ

Gracias a quienes lo habéis hecho posible, por todo vuestro trabajo.

Leer más sobre la experiencia>>

¿Por qué contratar a un arteterapeuta?

Cada vez somos más quienes nos dedicamos a esta profesión y cada día va en aumento el número de personas que se benefician de la Arteterapia y los organismos que ofrecen sus servicios.

En momentos en los que la palabra no es suficiente para ayudarnos a descubrir o a expresar que nos sucede, la arteterapia resulta una poderosa vía para ello.

La arteterapia puede ayudar a mejorar la interacción social y las habilidades de comunicación, y apoyar la rehabilitación física y mental.

Las intervenciones psicológicas tienen como objetivo mejorar el estado de ánimo y el bienestar de la persona; por ejemplo, para reducir síntomas como la ansiedad, la confusión, el dolor o la depresión.

Un arteterapeuta hace esto ayudando al individuo a experimentar por sí mismo, con su propio ritmo, de diferentes maneras y siempre a través de la expresión artística.

 

¿Qué es un arteterapeuta?

Un arteterapeuta es un terapeuta con formación en psicología y experiencia en investigación basada en las artes, además de estar capacitación para realizar intervenciones psicológicas utilizando el teatro, la música o el arte como su principal modo de comunicación.

Existen diferentes programas de posgrado en los cuales los futuros arteterapeutas reciben formación del ámbito artístico, psicológico y educativo. La formación en arteterapia explora estas áreas y al mismo tiempo los conocimientos propios de la profesión. Los alumnos de estos programas provienen de diferentes disciplinas, tales como bellas artes, psicología o educación social, entre otras.

 

¿Cuáles son las principales funciones de un arteterapeuta?

Los arteterapeutas ofrecen intervenciones terapéuticas psicológicas únicas y personalizadas, apoyando a clientes de todas las edades.

Los arteterapeutas pueden ofrecer una gama de recursos psicológicos, incluyendo:

·Intervención psicosocial: permitiendo que las personas participen en la exploración de nuevas relaciones con otros a través del arte y sin tener porqué hablar o comunicarse de una manera más directa.

·Tratamiento basado en la evidencia con el objetivo de ayudar a los usuarios a entender sus propios pensamientos y los pensamientos de los demás.

·Mindfulness para ayudar a la relajación, la consciencia y el estado de alerta, ayudando a reducir la ansiedad, el dolor y los pensamientos intrusivos.

·Tratamiento basado en la compasión: entendiendo el sufrimiento como parte de la condición humana, con el objetivo de des-patologizar y quitar las etiquetas, permitiendo la exploración de los procesos auto-compasivos.

Los arteterapeutas participan activamente en el trabajo con equipos multidisciplinares. Trabajando en una amplia gama de escenarios.

 

¿En qué ámbitos se desarrolla la arteterapia?

La arteterapia es una profesión que se desarrolla principalmente dentro de los siguientes ámbitos:

·Ámbito Educativo: En colegios, institutos, espacios de educación alternativa, etc.

Un arteterapeuta puede ayudar a desarrollar e incrementar aspectos que se consideran de gran importancia en la educación, tales como la comunicación, el respeto, la autonomía, las relaciones interpersonales o la autoestima.

Los talleres de arteterapia dentro del ámbito educativo son de gran utilidad ya que la expresión artística y visual, nos ayuda a definirnos y ha hacer frente a situaciones complejas mediante el juego artístico.

·Ámbito Clínico: La arteterapia en hospitales ayuda a disminuir el desajuste emocional que puede ser causado por la enfermedad, o por la propia hospitalización, puede servir de herramienta para que el paciente aprenda a canalizar sus emociones. En hospitales se pueden realizar sesiones de arteterapia grupales o bien de manera individual, en la propia habitación del paciente.

En hospitales psiquiátricos se pueden realizar tratamientos para pacientes con diversas enfermedades mentales como esquizofrenia, depresión, bulimia o anorexia.

·Ámbito Social: En el ámbito social la arteterapia puede ser de gran ayuda para diferentes colectivos como, personas sin hogar, refugiados, personas mayores, casas de acogida para mujeres maltratadas o cárceles. Cada colectivo tiene unas necesidades fundamentales con las que se entrelazan las necesidades personales. En arteterapia se trabaja siempre adaptando cada proyecto a las necesidades de los participantes. Es habitual realizar una o dos sesiones de toma de contacto para conocer al grupo antes de realizar un programa. Los programas siempre se pueden re-adaptar durante su duración.

 

¿Quién puede hacer arteterapia?

Cualquier persona puede realizar arteterapia. Niños, adolescentes, personas mayores, desde personas que busquen conocerse un poco más a personas con trastornos psicológicos, neurológicos o cognitivos. No es necesario tener formación artística previa, por lo cual, cualquier persona puede beneficiarse de la arteterapia.

 

¿Por qué debería contratar a un arteterapeuta con formación oficial?

Un derecho de la práctica de todo arteterapeuta es continuar con el desarrollo profesional. Esto asegura el aprendizaje continuo, la supervisión de sus prácticas y el largo desarrollo de su carrera, manteniendo las habilidades y conocimientos al día, y asegurándose de que son capaces de trabajar de manera segura, legal y efectiva.

Los arteterapeutas que se han formado en másteres oficiales son expertos en arteterapia y en trabajo con clientes de todas las edades, por lo que los beneficios para los usuarios pueden extenderse mucho más allá de las sesiones, con resultados como la mejora de las habilidades sociales y de comunicación o mayor confianza y autoestima, lo que les permite desempeñar un papel más integrado en su comunidad local.

95 libros sobre arteterapia

A continuación os dejo una bibliografía con 95 libros de Arteterapia o que abordan el tema de la Arteterapia de manera transversal.

Arrington, D. B. (2001). Home is where the art is: An art therapy approach to family therapy. Charles C Thomas Publisher.

Barone, T., & Eisner, E. W. (2011). Arts Based Research. Sage.

Batle, S. (2010). Arte Terapia: Como poner magía, colores y creatividad a cada día.

Belver, M.; Moreno, C.; & Nuere, S. (2005). Arte infantil en contextos contemporáneos.

Brooke, S. L. (1997). Art therapy with sexual abuse survivors. Charles C Thomas Publisher.

Brooke, S. L. (2004). Tools of the trade: A therapist's guide to art therapy assessments. Charles C Thomas Publisher.

Buchalter, S. I. (2004). A practical art therapy. Jessica Kingsley Publishers.

Buchalter, S. I. (2009). Art therapy techniques and applications. Jessica Kingsley Publishers.

Campbell, J. (1999). Art therapy, race and culture. Jessica Kingsley Publishers.

Case, C., & Dalley, T. (2014). The handbook of art therapy. Routledge.

Case, C., & Dalley, T. (Eds.). (2002). Working with children in art therapy. Routledge.

Coll Espinosa, F. J. (2006). Arteterapia: dinámicas entre creación y procesos terapéuticos.

Csikszentmihalyi, M. (1998). Creatividad: el fluir y la psicología del descubrimiento y la invención.

Dalley, T. (Ed.). (2008). Art as therapy: An introduction to the use of art as a therapeutic technique. Routledge.

Dalley, T., Case, C., Schaverien, J., Weir, F., Halliday, D., Hall, P. N., & Waller, D. (2013). Images of Art Therapy (Psychology Revivals): New Developments in Theory and Practice. Routledge.

Edwards, D. (2014). Art therapy. Sage.

Eisner, E. W. (2004). El arte y la creación de la mente: El papel de las artes visuales en la transformación de la conciencia.

Evans, K., & Dubowski, J. (2001). Art therapy with children on the autistic spectrum: Beyond words. Jessica Kingsley Publishers.

Farrelly-Hansen, M. (2001). Spirituality and art therapy: Living the connection. Jessica Kingsley Publishers.

Fiorini, H. (2006). El psiquismo creador: Teoría y clínica de procesos terciarios.

Fryear, J. L., & Corbit, I. E. (1992). Photo art therapy: A Jungian perspective. Charles C Thomas Publisher.

Gilroy, A. (2006). Art therapy, research and evidence-based practice. Sage.

Gilroy, A., & McNeilly, G. (2000). The changing shape of art therapy: New developments in theory and practice. Jessica Kingsley Publishers.

Gorman, J. M. (1996). The new psychiatry: The essential guide to state-of-the-art therapy, medication, and emotional health. St Martin's Press.

Hiscox, A. R., & Calisch, A. C. (1998). Tapestry of cultural issues in art therapy. Jessica Kingsley Publishers.

Hogan, S. (1997). Feminist approaches to art therapy. Psychology Press.

Hogan, S. (2001). Healing arts: The history of art therapy. Jessica Kingsley Publishers.

Hogan, S., & Coulter, A. M. (2014). The Introductory Guide to Art Therapy: Experiential Teaching and Learning for Students and Practitioners. Routledge.

Horovitz, E. G. (2005). Art therapy as witness: A sacred guide. Charles C Thomas Publisher.

Junge, M. B. (2010). The modern history of art therapy in the United States. Charles C Thomas Publisher.

Kalmanowitz, D., & Chan, S. M. (2012). Art therapy in Asia: To the bone or wrapped in silk. Jessica Kingsley Publishers.

Kalmanowitz, D., & Lloyd, B. (Eds.). (2004). Art therapy and political violence: With art, without illusion. Routledge.

Kapitan, L. (2011). An introduction to art therapy research. Routledge.

Kaplan, F. (2000). Art, science and art therapy: Repainting the picture. Jessica Kingsley Publishers.

Kaplan, F. F., & Kaplan, F. (2007). Art therapy and social action. Jessica Kingsley Publishers.

Kerr, C., Hoshino, J., Sutherland, J., Parashak, S. T., & McCarley, L. L. (2011). Family art therapy: Foundations of theory and practice. Routledge.

Klein, J. P. (2006). Arteterapia: una introducción.

Kramer, E. (1958). Art therapy in a children's community: A study of the function of art therapy in the treatment program of Wiltwyck School for Boys.

Kramer, E. (2001). Art as therapy: Collected papers. Jessica Kingsley Publishers.

Landgarten, H. B. (2013). Clinical art therapy: A comprehensive guide. Routledge.

Levens, M. (1995). Eating disorders and magical control of the body: Treatment through art therapy. Psychology Press.

Levine, E. G., & Levine, S. K. (2011). Art in action: Expressive arts therapy and social change. Jessica Kingsley Publishers.

Liebmann, M. (1990). Art therapy in practice. Jessica Kingsley Publishers.

Liebmann, M. (2004). Art therapy for groups: A handbook of themes and exercises. Psychology Press.

Linesch, D. G. (2013). Adolescent art therapy. Routledge.

Linesch, D. G. (2013). Art therapy with families in crisis: Overcoming resistance through nonverbal expression. Routledge.

López Fdz. Cao, M. (2011). Memoria, ausencia, e identidad: El arte como terapia.

López Fdz. Cao, M. (coord). (2006). Creación y posibilidad: Aplicaciones del arte en la integración social.

López Fdz. Cao, M. & Martínez Díez, M. (2006). Arteterapia: Conocimiento interior a través del arte.

Lusebrink, V. B. (1990). Imagery and visual expression in therapy. Plenum Press.

Magniant, R. C. P. (Ed.). (2004). Art therapy with older adults: A sourcebook. Charles C Thomas Publisher.

Makin, S. R. (1994). A Consumer's Guide to Art Therapy: For Prospective Employers, Clients, and Students. Charles C. Thomas, Publisher, 2600 South First Street, Springfield.

Malchiodi, C. A. (1997). Breaking the silence: Art therapy with children from violent homes. Psychology Press.

Malchiodi, C. A. (1999). Medical art therapy with children. Jessica Kingsley Publishers.

Malchiodi, C. A. (Ed.). (2011). Handbook of art therapy. Guilford Press.

Malchiodi, C. A. (Ed.). (2012). Art therapy and health care. Guilford Press.

Malchiodi, C. A. (Ed.). (2013). Expressive therapies. Guilford Publications.

Martínez Díez, N. & López Fdz. Cao, M. (2008). Reinventar la vida: El arte como terapia.

Marxen, E. (2011). Diálogos entre arte y terapia: Del arte psicótico al desarrollo de la arteterapia y sus aplicaciones.

Masterson, J. T., Findlay, J. C., Kaplan, F., Bridgham, T., Christian, D., Galbraith, A., ... & Vance, R. (2008). Art therapy and clinical neuroscience. Jessica Kingsley Publishers.

McNiff, S. (1988). Fundamentals of art therapy. Charles C Thomas, Publisher.

McNiff, S. (1998). Art-based research. Jessica Kingsley Publishers.

McNiff, S. (2013). Art as medicine: Creating a therapy of the imagination. Shambhala Publications.

Moon, B. L. (2008). Introduction to art therapy: Faith in the product. Charles C Thomas Publisher.

Moon, B. L. (2009). Existential art therapy: The canvas mirror. Charles C Thomas Publisher.

Moon, B. L. (2015). Ethical issues in art therapy. Charles C Thomas Publisher.

Moon, C. H. (Ed.). (2011). Materials and media in art therapy: Critical understandings of diverse artistic vocabularies. Routledge.

Moon, C. H., & Lachman-Chapin, M. (2001). Studio art therapy: Cultivating the artist identity in the art therapist. Jessica Kingsley Publishers.

Nucho, A. O. (2003). The psychocybernetic model of art therapy. Charles C Thomas Publisher.

Oster, G. D., & Crone, P. G. (2004). Using drawings in assessment and therapy: A guide for mental health professionals. Psychology Press.

Payne, H. (1993). Handbook of inquiry in the arts therapies: one river, many currents. Jessica Kingsley Publishers.

Pratt, M., & Wood, M. (Eds.). (2015). Art therapy in palliative care: The creative response. Routledge.

Rees, M. (1998). Drawing on difference: Art therapy with people who have learning difficulties. Psychology Press.

Rico, L. (2008). Arteterapia en hospitales pediátricos. Experiencia en las plantas de Oncología y trasplantes pediátricos. Reinventar la vida.

Riley, S. (1999). Contemporary art therapy with adolescents. Jessica Kingsley Publishers.

Rogers, C. (1961). El proceso de convertirse en persona.

Rubin, J. A. (1999). Art therapy: An introduction. Psychology Press.

Rubin, J. A. (2001). Approaches to art therapy: Theory and technique. Psychology Press.

Rubin, J. A. (2009). Introduction to art therapy: Sources & resources. Taylor & Francis.

Rubin, J. A. (2011). Child art therapy. John Wiley & Sons.

Rubin, J. A. (2011). The art of art therapy: What every art therapist needs to know. Routledge.

Ryle, A. E. (1995). Cognitive Analytic Therapy: Developments in theory and practice. John Wiley & Sons.

Safran, D. (2002). Art therapy and AD/HD: Diagnostic and therapeutic approaches. Jessica Kingsley Publishers.

Tumim, J. S. (1994). Art therapy with offenders. M. Liebmann (Ed.). J. Kingsley.

Ulman, E., & Dachinger, P. (1996). Art Therapy in Theory & Practice. Magnolia Street Publishers, 5804 North Magnolia Street, Chicago, IL 60660.

Vygotski, L. S. (2007). La imaginación y la creatividad en la infancia.

Wadeson, H., Durkin, J., & Perach, D. (1989). Advances in art therapy (Vol. 139). John Wiley & Sons.

Waller, D. (2013). Becoming a Profession (Psychology Revivals): The History of Art Therapy in Britain 1940-82. Routledge.

Waller, D. (2014). Group interactive art therapy: Its use in training and treatment. Routledge.

Waller, D., & Sibbett, C. (2005). Art therapy and cancer care. McGraw-Hill Education (UK).

Warren, B. (Ed.). (2008). Using the creative arts in therapy and healthcare: A practical introduction. Routledge.

Weiser, J. (1999). Phototherapy techniques: Exploring the secrets of personal snapshots and family albums. Vancouver, BC: PhotoTherapy Centre.

Winnicott, D. W. (1971). Realidad y Juego. Barcelona, España: 1996. Gedisa.

Yalom, I. D. (2010). The gift of therapy. Piatkus.

Colorear fronteras o volar libre

Hace unos días, una lectora me solicitaba información sobre libros de Arteterapia. En un intento de actualizar mi bibliografía se me ocurrió buscar en Google: "Arteterapia Libros" y "Art Therapy books".

He de decir que quedé horrorizada al ver que en ambos idiomas, lo primero que aparece en los resultados de las búsquedas son libros para colorear. Si además filtras la búsqueda solo por imágenes los resultados pueden ofender a cualquier profesional de esta poderosa disciplina.

Recuerdo que cuando era niña me encantaba colorear. Disfrutaba viendo como una imagen en blanco y negro podía transformarse en un mundo de color, como un dibujo plano cobraba vida, pero también recuerdo que trataba de no salirme de los límites, esforzándome en completar el dibujo sin dejar partes en blanco dentro de aquellas formas que alguien había dibujado bajo sus criterios de belleza y armonía. Recuerdo también escoger los colores adecuados: el sol es amarillo, las hojas verdes, el cielo azul y así.

Ahora los libros de colorear para adultos se han puesto de moda y no solo me pregunto porque hay que categorizarlos como libros para adultos, (esto daría mucho de que hablar). Intento pensar sobre las pedagogías que hay detrás de colorear enrevesados patrones creados de manera industrial y dirigidos al consumo de masas.

Me imagino en una sesión de arteterapia diciéndole a los usuarios lo que estos libros proponen: No te salgas el límite, rellena sin dejar partes en blanco, termina de colorear un dibujo antes de empezar otro y eso sí relájate y disfruta.

Si la arteterapia ayuda a estimular la liberación de emociones contenidas y explorar más allá de lo evidente mientras que los libros de colorear nos proponen fronteras, límites y barreras. No se me ocurre un proceso más opuesto a la arteterapia que el de pinta y colorea.

Colorear puede ser divertido, puede entretenernos pero por favor que no nos hagan creer que los libros de colorear son libros de arteterapia.

Hagamos que el imaginario de la arteterapia no se limite a los libros de colorear, sino a una terapia que puede cambiar vidas.

Vuelvo a repetir: los libros para colorear no son arteterapia.

Arteterapia desde lo roto y desechado

Steve McPherson, 28 Objects that measured the world. 2009-2010.

En nuestra cultura material, a menudo sucede que cuando un objeto se rompe, automáticamente es desechado y reemplazado por otro con características funcionales similares, pero sin aún un contenido simbólico o emocional.

A diferencia del objeto, el objeto roto o desechado ha perdido sus propiedades objetivas y de uso, pero conserva otras propiedades subjetivas que le otorgan el valor que cada individuo le quiera dar.

Trabajar con fragentos de objetos o con materiales desechados, en el ámbito de la arteterapia puede originar una serie de procesos psicológicos que pueden llegar a activar emociones, proyecciones o determinados sentimientos.

La persona, por lo tanto puede vincularse con estos materiales, puede que porque le resulten familiares, porque se identifique con ellos, porque le aporten seguridad o un sin fin de etcéteras. Y es precisamente en esa capacidad de vínculo, donde nace la oportunidad de hacer un trabajo eficaz.

Esos fragmentos, posiblemente pueden implicar una historia pasada, una experiencia vivida y adherida al objeto, que permanece en sus pedazos.

Lo interesante es que estos mismos pedazos también están cargado de posibilidades futuras, siempre que se quiera, claro.

Por ejemplo el artista Bouke de Vries utiliza el concepto de restaurar y ampliar la vida del objeto, especialmente en un mundo donde es mucho más fácil comprar otro nuevo a continuación para reemplazar el roto.

Su obra también puede cubrir una gama de conceptos en relación con el despilfarro y la memoria de las cosas. Él lo llama 'la belleza de la destrucción', y en lugar de la reconstrucción de los objetos, de tratar de ocultar la evidencia de un episodio dramático en la vida del objeto, hace hincapié en su nueva condición, infundiendo nuevas virtudes y nuevos valores.

Otro ejemplo del trabajo artístico a partir de objetos, en este caso desechados, lo podemos ver en la obra que llevó a cabo Vik Muniz en colaboración con trabajadores de uno del gigantesco vertedero Jardim Gramacho, en Brazil.

El objetivo era desarrollar un proyecto personal: conseguir que la basura se convirtiera en arte, y que, además, el proceso sirviese para mejorar la vida y autoestima de miles de trabajadores del basurero.

Por último me gustaria mencionar el Kintsugi, en Japonés: reparación de oro. Es el arte de arreglar las roturas de la cerámica con barniz mezclado con polvo de oro, plata o platino.

Forma parte de una filosofía que plantea que las roturas y reparaciones son parte de la historia de un objeto y han de mostrarse en lugar de ocultarse, además de hacer el objeto hacerlo más bello, pone de manifiesto su transformación e historia.

La sociedad actual ha perdido el interés por restaurar lo viejo o roto. Pero, ¿qué pasa cuando trascendemos el objeto a una persona, a una persona rota y deteriorada por dentro? Ahí es donde el término resiliencia juega un papel fundamental.

Convertirse en un persona resiliente hará posible que podamos recomponernos por dentro y por fuera. De hecho, lo que fomenta el Kintsugi es que sea uno mismo quien restaure su propio plato.

Melanie Klein, en el concepto de reparación, vincula la sublimación con algo que está roto y puede ser reparado por lo que basándonos en su teoría podríamos afirmar que en el trabajo y durante el proceso artístico empleando materiales rotos o que han sido desechados, se pueden activar procesos reparadores, no solo a nivel material, sino también a nivel psicológico.

Los pedazos de los objetos están cargados de posibilidades, y estas residen en la revalorización que nosotros hagamos de ellos.

A continuación comparto de nuevo un texto que escribí en 2013 sobre el trabajo con objetos desechados, dentro del ámbito de la arteterapia.

Leer más >>

Píntame. El retrato como práctica en arteterapia

El hecho de realizar un retrato del participante o paciente en la sesión de arteterapia puede ser una medio para que las personas puedan verse a través de los ojos del otro, recalibrando y creando una nueva visión de la propia identidad por medio de los retratos.

Recientes investigaciones se han centrado en la práctica del arteterapeuta de crear retratos para los clientes como un medio para detener e invertir el proceso de "interrupción de la auto-identidad" (Susan M. D. 2014) en personas con enfermedades crónicas.  Pero esta práctica puede ser positiva, no solo para aquellos que padecen de enfermedades, sino para diversos colectivos, siempre que consideremos que puede ser beneficioso.

Aunque el retrato en la arteterapia es un área poco investigada, varios arteterapeutas han escrito acerca de cómo pintar retratos de los usuarios puede ayudar a construir la relación terapéutica y una fuerte conexión empática entre ellos y sus clientes. Catherine Moon (2002, p. 214) sugiere que el retrato es una de las formas más directas en las que los arteterapeutas pueden crear vínculo con sus clientes, ya que el tiempo para hacer el retrato de una persona se percibe como tomarse el tiempo para notar, acompañar, darse cuenta y en algún nivel, para cuidar.

Puede haber arteterapeutas que cuestionen si el uso del retrato como una intervención 'encaja' dentro de las fronteras de la arteterapia. Sin embargo, estaría bien considerar las experiencias de los pacientes en diversos estudios de caso, que ponen en alza los beneficios de este tipo de intervención dentro del contexto de una sesión de arteterapia. 

Pintar retratos de y para los pacientes es un proceso único que consiste en dar tiempo y prestar mucha atención a la persona que tenemos delante. Se puede a su vez animar a los participantes a hablar de su propia identidad, o a contar historias que deseen compartir en ese momento. 

Pudiera ser que los retratos actúen como puentes entre la imaginación y la realidad, la emoción y la memoria. Pero no debemos olvidarnos en ningún momento de trabajar siempre en colaboración con nuestros clientes para que puedan decirnos lo que funciona para ellos y por qué.

Fuentes:

Moon, C. (2002). Studio art therapy: Cultivating the artist identity in the art therapist. London & Philadelphia, PA: Jessica Kingsley.

Susan M. D. Carr (2014) Revisioning self-identity: The role of portraits,
neuroscience and the art therapist's ‘third hand’, International Journal of Art Therapy, 19:2,
54-70, DOI: 10.1080/17454832.2014.906476

Wood, M. J. M. (1998). The body as art: Individual session with a man with AIDS. In M. Pratt, & M. Wood, (Eds.), Art therapy in palliative care: The creative response (pp. 140–152). London, New York, NY: Routledge.

Arteterapia y neurociencia

Notables avances en neurociencia ofrecen nuevos métodos de observación para investigar de manera cuantitativa, los beneficios de la arteterapia. 

Y es que la ciencia será fundamental para la comprensión de cómo funciona realmente la arteterapia.

Cada vez son más los estudios que mediante el empleo de electroencefalogramas, reflejan las diferencias que se producen en el cerebro antes y después una sesión de arteterapia, o entre personas que dibujan y personas que no, o los cambios que se producen en nuestro cerebro si se trata de una actividad dirigida o libre, o simplemente si empleamos diferentes técnicas.

No podemos hablar del lenguaje de las imágenes sin hacer referencia a la gramática del cerebro. La teoría del color, la percepción de profundidad y similares, no son simplemente reglas abstractas. Estos fenómenos perceptuales abordan los medios por los que el cerebro humano recibe, procesa y almacena estímulos visuales. Por lo tanto la ciencia y el arte claramente se entrelazan en los procesos de percibir y sentir.

Aunque la arteterapia ha tardado en adoptar enfoques científicos, actualmente hay una creciente conciencia de la necesidad de incorporar los hallazgos de la neurociencia en nuestra profesión y es que a pesar de que el sentido común nos dice que las imágenes tienen un impacto en cómo nos sentimos, una mayor comprensión de cómo éstas se procesan en el cerebro y de cómo influyen en nuestras emociones, podría proporcionar a los arteterapeutas una base para evaluar y explicar mejor nuestro trabajo.

Ahora, la Neurociencia proporciona a los arteterapeutas la oportunidad de experimentar un nuevo marco para hacer frente a los principios más básicos del campo. Como por ejemplo, qué significa que un tono de azul es "relajante", que las líneas de un dibujo son "agresivas", o que una fotografía es "honesta".

 Fuentes:

Christopher M. Belkofer MAAT, LPC & Lukasz M. Konopka PhD, ECNS, BCIA-EEG (2008): Conducting Art Therapy Research Using Quantitative EEG Measures, Art Therapy, 25:2, 56-63

Kerry A. Kruk, Paul F. Aravich, Sarah P. Deaver & Roger deBeus (2014) Comparison of Brain Activity During Drawing and Clay Sculpting: A Preliminary qEEG Study, Art Therapy: Journal of the American Art Therapy Association, 31:2, 52-60, DOI: 10.1080/07421656.2014.903826

Los libros para colorear no son arteterapia

La oferta de los libros de colorear para adultos se ha disparado en este último año en muchos países como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Francia o España entre otros y muchos profesionales nos cuestionamos el uso del término "Arteterapia” en algunos de los títulos.

Si leemos cualquiera de los numerosos artículos o algunas de las contraportadas de estos libros, encontraremos rápidamente algunos comentarios que relacionan el colorear con el auto-descubrimiento, la meditación, la creatividad y que incluso proponen que los libros para colorear son “Arteterapia”.

Puede que estos libros tengan beneficios terapéuticos, pero que algo sea terapéutico no implica que sea terapia y los libros para colorear no son Arteterapia.

La arteterapia es una profesión del campo de la salud mental que utiliza el proceso creativo para mejorar el bienestar físico, mental y emocional de las personas. Se basa en el hecho de que el proceso creativo involucrado en la expresión artística, ayuda a resolver conflictos y problemas, desarrolla habilidades interpersonales, ayuda a reducir el estrés, a fortalecer la autoestima y a alcanzar el conocimiento de uno mismo. Las sesiones de arteterapia siempre se realizan con el acompañamiento de un arteterapeuta que facilita al participante el uso de los medios artísticos y el proceso creativo para alcanzar una serie de objetivos según las necesidades de cada participante.

Por lo tanto, la arteterapia no es algo que uno hace por sí mismo y ni mucho menos con una receta ya que la relación triangular que se genera entre el participante, la obra y el arteterapeuta es uno de los pilares de esta disciplina.

No dudo que muchos coloristas se sientan mejor, después de una sesión con un libro para colorear. La acción repetitiva de colorear puede ser una forma de auto-regulación que puede ayudar en ciertos momentos a aquellas personas que necesitan reducir el estrés. El movimiento del lápiz o del rotulador, hacia atrás y adelante dentro de los límites pre-hechos se puede percibir como una forma de contención y puede llevarnos a alejar nuestra mente del aquí y ahora. Pero en algunos casos también podría hasta llegar a convertirse en una obsesión, al reforzar la necesidad de completar todos los diseños de todos los libros que compró.

Por ello quiero insistir en que los libros de colorear para adultos no son Arteterapia, son eso, libros para colorear y colorear no es Arteterapia.

Es mucho el esfuerzo que los profesionales de la Arteterapia estamos haciendo para consolidar la profesión y difundir la disciplina de manera correcta, por eso me apena que se banalice el término y por ende nuestro trabajo que trasciende más allá del “pinta y colorea”.

Fuentes:
https://news.artnet.com/art-world/experts-warn-adult-coloring-books-not-art-therapy-323506

http://www.abc.net.au/news/2015-08-06/adult-colouring-in-books-not-art-therapy-professionals-say/6675634

http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/aug/17/coloring-books-adults-therapists-opinions

http://www.newstatesman.com/2015/07/colouring-book-wars 

La labor del arteterapeuta

Acompañar, observar, sostener, estar alerta, escuchar, enfocar o hacer las preguntas adecuadas. Estos son algunos de los cometidos de un arteterapeuta durante una sesión de arteterapia, y es que acompañar adecuadamente el proceso de creación de otra persona requiere tener la suficiente capacidad de adaptación a cada momento, estando siempre atento a qué es lo que está sucediendo, cómo, en qué orden, sin dejar de prestar atención a nuestra propia voz que en muchas ocasiones trata de adueñarse de la voz del usuario.

Todo lo que sucede en la sesión, por insignificante que pueda parecer en un primer momento puede ser el indicio de algo mucho mayor, un resquicio a través del cual puede emerger aquello que es vital pero que está escondido en lo más profundo de nuestro ser. Reconocer esas posibilidades, darles nombre o simplemente considerarlas en un momento determinado puede cargar de sentido aquello que parecía insignificante. Por eso para hacer las preguntas adecuadas el/la arteterapeuta ha de contar con diversas habilidades como la capacidad de atención o la destreza para relacionar acontecimientos, incidentes o hechos.

También debemos de ser muy cuidadosos/as con las interpretaciones que en un momento determinado podamos hacer, ya que no dejan de ser deducciones filtradas por nuestra experiencia vital, es decir que están impregnadas de nuestros valores, conocimientos, vivencias... A lo que me gustaría añadir algo muy importante y que pocas veces mencionamos. Se trata del amor, el amor a nuestro trabajo y también los usuarios, creo que es fundamental que amemos al menos un rasgo de la persona a quién estamos acompañando en su camino, para poder hacerlo con el mayor cuidado y respeto. De esa manera, podremos cometer errores, pero en mi opinión, el daño no será nunca mayor que el beneficio.

10 preguntas frecuentes sobre arteterapia

Como arteterapeuta me sucede a menudo que muchas personas me preguntan, qué es arteterapia y tras explicarles en qué consiste, me doy cuenta de la dificultad que existe en hacer llegar nuestro mensaje a aquellas personas que escuchan por primera vez: Arteterapia.

En este post me gustaría responder a las preguntas que pueden surgir o que podemos abordar como arteterapeutas cuando hablamos con alguien por primera vez de arteterapia.

 

1. ¿Cómo definirías la arteterapia a alguien que no sabe nada al respecto? 

La arteterapia es una terapia alternativa, en la que a diferencia de una terapia al uso, empleamos como principal medio de comunicación la creación artística en lugar de la palabra. En arteterapia un arteterapeuta facilita al participante el uso de los medios de comunicación artística y el proceso creativo para alcanzar una serie de objetivos de tratamiento o metas personales, tales como la exploración de los sentimientos, la conciliación de los conflictos, la mejora de conciencia de sí mismo, el manejo del comportamiento o las habilidades sociales. Lo más importante es el proceso y no la obra final.



2. ¿Qué ventajas tiene la arteterapia sobre otras formas de terapia?
 

La mayor ventaja es que el arte puede expresar cosas que no son expresables verbalmente. Eso es una gran ventaja para las personas que tienen dificultades para expresar lo que hay dentro de ellas. En en caso de los niños, por ejemplo, ocurre que muchas veces no disponen del vocabulario necesario para contar aquello que les sucede, en ese caso la arteterapia es un medio excelente para la expresión.

 

3. ¿Qué formación tiene un arteterapeuta? 

Existen diferentes programas de posgrado en los cuales los futuros arteterapeutas reciben formación del ámbito artístico, psicológico y educativo. La formación en arteterapia explora estas áreas y al mismo tiempo los conocimientos propios de la profesión. Los alumnos de estos programas provienen de diferentes disciplinas, tales como bellas artes, psicología o educación social, entre otras.

 

4. ¿Cómo es una sesión de arteterapia? 

Los arteterapeutas trabajamos de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, en sesiones individuales o grupales con diferentes colectivos y en distintos ámbitos (clínico, social, cultural, educativo...) 

En una sesión individual, el cliente o participante puede llevar su propio ritmo, es decir, puede llegar a la sesión diciendo: "Estoy teniendo este problema", y el arteterapeuta adapta en ese caso los medios artísticos más apropiados para explorar o desarrollar ese problema. (Algunos materiales de arte son muy regresivos y no son los más adecuados para ciertas personas o ciertos temas). El arteterapeuta  puede guiar esa sesión y sugerir ciertos materiales que faciliten un proceso que lleve a una visión o descubrimiento. En otras ocasiones puede que la persona no sepa realmente cómo hablar de lo que está en su mente o de lo que está experimentando internamente. En esos casos los arteterapeutas pueden plantear una dinámica o consigna, para guiar al participante hacia sus propias metas.

En el caso de las sesiones grupales, el arteterapeuta se informa previamente sobre aquellos aspectos que debe tener en cuenta a la hora de trabajar con un determinado colectivo, ya que no es lo mismo plantear una sesión para un grupo de personas mayores, que para un grupo de familias o de menores hospitalizados.

Las sesiones en grupo se pueden plantear con actividades grupales y también con actividades que cada persona realiza desde la individualidad. Al finalizar la sesión es muy positivo hacer una puesta en común y compartir las experiencias vividas.

 

5. ¿Puede dar un ejemplo de una sesión de arteterapia?

Es difícil dar un ejemplo de una sesión de arteterapia individual ya que varía mucho de una persona a otra. Pero podría dar un ejemplo de una sesión de arteterapia en grupo. Por ejemplo, un grupo de adolescentes en un entorno de arteterapia grupal. Es la primera vez que están reunidos en un grupo y la mayoría no se conocen muy bien. El arteterapeuta podría presentarles una propuesta para fomentar el trabajo en equipo y de esa manera que puedan conocerse mejor mientras trabajan juntos, una idea apropiada podría ser hacer una revista con collage, incluyendo cosas que le interesen a cada uno o que digan algo acerca de nosotros y que queramos compartir con el grupo. De esta manera, el collage quita la ansiedad que muchas personas tienen sobre la creencia de carecer de talento artístico, a su vez compartimos algo sobre nosotros y realizamos una obra colectiva.
El trabajo del arteterapeuta podría ser señalar similitudes, para llevar a los adolescentes a mirar la revista en su conjunto, echar un vistazo a algunas de las imágenes que puedan tener cosas en común, y empezar a desarrollar la capacidad de ver cómo estas imágenes pueden decir algo sobre uno.

 

6. ¿Alguna vez se hacen interpretaciones del trabajo de los participantes?

Más bien se hacen reflexiones sobre el proceso, por mi experiencia diría que las interpretaciones pueden resultar peligrosas y son poco convenientes. Por ejemplo, el hecho de que un niño dibuje con colores oscuros no tiene que ser indicativo de un principio de trastorno, puede ser debido a que los demás niños cogieron los colores más vivos de la caja, antes que él.

 

7. ¿Qué le dirías a alguien que dice que no tiene talento, o que no sabe dibujar?

Le hablaría de la importancia del proceso y no del producto. Todo el mundo puede tener éxito en arteterapia, porque no se trata de tener una habilidad artística. Se trata de lexpresarnos a través de los materiales artísticos.

 

8. ¿Se puede asesorar a los participantes para que hagan arteterapia por su cuenta?

Muchas personas pueden utilizar los medios artísticos para el autocuidado, la relajación o como un medio desestresante. Eso puede resultar terapeútico pero no es arteterapia. La arteterapia sucede siempre con un arteterapeuta que acompaña el proceso. La auto-expresión y el auto-cuidado mediante la creación artística son habilidades que se pueden enseñar y pueden aportar grandes beneficios, pero realmente no son arteterapia.


9. ¿Qué más me puedes decir sobre arteterapia?

La arteterapia es una profesión de la salud mental. Antes, solía ocurrir ​​que los arteterapeutas trabajaban principalmente en hospitales psiquiátricos, pero ahora se practica en muchos lugares, como centros residenciales de tratamiento, cárceles, centros de detención, escuelas alternativas, centros médicos, etc.

En muchos casos los arteterapeutas trabajan con un equipo de profesionales como psicólogos, psiquiatras, médicos, educadores sociales, etc.

 

10. Si alguien está interesado en hacer arteterapia, ¿cuál es el primer paso?

Hay diferentes maneras de encontrar un arteterapeuta. A través de las diferentes asociaciones de arteterapia, en buscadores de redes de profesionales o directamente contactando con centros que ofrezcan este servio.

Leer más en la sección: Preguntas Frecuentes