Arteterapia con adolescentes

Los adolescentes pasan por un momento de mucho desconcierto y confusión, necesitan explorar sus capacidades y cómo poner y aceptar límites en su entorno.

La mayoría de los adolescentes necesitan apoyo de un guía incondicional en un espacio seguro que les ayude para convertirse en lo que quieren ser como persona y en la vida. Los padres y los amigos son su mayor apoyo pero en ocasiones no es suficiente. A veces, se necesita que un profesional escuche, oriente, informe y les ofrezca un buen soporte.

El arteterapia con adolescentes permite reforzar las capacidades expresivas de los jóvenes, como parte inherente de búsqueda y manifestación individual. Les ayuda a expresar sus conflictos internos clarificándolos para así poderlos trabajar.

A través de la arteterapia se desarrollan las capacidades de comunicación no verbal y verbal, se trabaja en los problemas de identidad, de confusión, percibiendo así su propio cuerpo. También

ayuda en el conocimiento de la imagen que tienen de si mismos y de la que les gustaría tener, así como a reconocer como creen que son percibidos por los demás, a conocer sus emociones, sentimientos, fuerzas, debilidades, problemas de ira y rebelión, de autoridad y conflictos de independencia. En resumen, despierta el interés por la autorreflexión, mediante el intercambio de experiencias que le sirven para reforzar su autoestima.

En las sesiones de arteterapia se reflexiona sobre la obra realizada y los integrantes del grupo. Se desarrollan mecanismos de interacción social, haciéndose conscientes de lo que significa vivir en sociedad.

El autoestima de los adolescentes aumenta al favorecer la expresión creadora, ya que logran dentro del setting una comunicación abierta y sincera, en un ambiente protegido y seguro.

En los talleres de arteterapia los adolescentes tienen la oportunidad de poder comunicar a los otros, sus necesidades y sentimientos en forma perceptible.

Los adolescentes se vuelven más simbólicos y el taller de arteterapia les sirve para expresar sus conflictos internos y clarificarlos, tratar de identificar los problemas de identidad y ayudan a conocer la imagen que tienen de sí mismos.