Arteterapia y Alzheimer

Actualmente no existen medicamentos que pueden prevenir o curar la enfermedad de Alzheimer, pero las artes, la pintura, la música, el baile o incluso visitar un museo pueden tener un impacto muy positivo en los síntomas de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes de Alzheimer.

La participación en programas de arte o música no cura la enfermedad de Alzheimer, pero si que puede ayudar a mejorar las funciones cognitivas o cerebrales.

Los medicamentos de Alzheimer puede retrasar la pérdida de la memoria causada por el Alzheimer, pero "ya que los investigadores aún no han sido capaces de identificar las causas de la enfermedad, no pueden encontrar una cura", dijo Dr. Oscar López, de la Universidad de ADRC de Pittsburgh.

Así que el reto para los cuidadores es proporcionar oportunidades que mejoren la calidad de vida de las personas, en lugar de esperar hasta que se encuentren medicamentos más eficaces.

Colorterapia

Están mires donde mires y se ven por todas partes. Te deleitas en ellos consciente e inconscientemente. Y es que, vemos colores todo el tiempo, pero ¿con qué frecuencia se piensa en sus orígenes y efectos?

¿Qué es el color? Como la mayoría sabemos, el color es luz y energía. Hay una variedad de longitudes de onda en las cuales la luz puede ser categorizada. Las longitudes de onda visibles caen aproximadamente en el rango de 390 a 750 nanómetros,esto es conocido como el espectro visible. Otras longitudes de onda y frecuencias están asociadas con luz no visible, tales como los rayos X y los rayos ultravioleta. La mayoría de las personas son conscientes de los efectos de luz no visible, así que tiene sentido que la luz visible también nos afecte.

Un ejemplo de cómo la forma en que la luz nos puede afectar es una forma leve de depresión conocida como trastorno afectivo estacional, que muchas personas que sufren durante los inviernos.

La cromoterapia, también conocida como colorterapia o terapia de luz, es un tipo de sanación holística que utiliza el espectro visible de luz y color que afectan el estado de ánimo de una persona y su salud física o mental. Cada color y vibración caen en una frecuencia específica, que muchos creen que contribuyen a las propiedades que se pueden utilizar para afectar a la energía y las frecuencias dentro de nuestros cuerpos.

Hoy en día se sabe qué colores que producen un efecto en las personas con trastornos cerebrales o personas con problemas emocionales. Por ejemplo, el color azul puede tener un efecto calmante que puede resultar en presión arterial más baja, mientras que el color rojo podría tener el efecto contrario. Verde es otro color que puede ser utilizado para relajar las personas que están emocionalmente desequilibradas. Amarillo, por otro lado, puede ser utilizado para ayudar a satisfacer a las personas que podrían estar sufriendo de depresión.

No es de extrañar que el sol y su fuente de luz (o falta de ella), pueden tener un profundo efecto en nosotros.

Hace miles de años, algunos países comenzaron a explorar el color y su capacidad para sanar. Egipto, Grecia y China son conocidos por sus incursiones en la terapia mediante el color. Algunos ejemplos incluyen:

Salas de pintura de diferentes colores, con la esperanza de tratar ciertas condiciones.

Utilización de los colores de la naturaleza de su entorno (azul de cielo, verde de hierba, etc).

Hay evidencias de personas que utilizaban el color para la sanación y la terapia, que se remontan hasta 2000 años atrás. Hoy en día, la cromoterapia va ganando popularidad, con numerosos libros que escriben sobre ello, incluyendo a Johann Wolfgang Goethe, que estudió los efectos fisiológicos del color. Como hemos mencionado, sin embargo, muchas personas se muestran escépticos sobre el uso del color y de la luz para la sanación o terapia.

¿Tienes algún color que te afecta especialmente? Háznoslo saber en los comentarios. 🙂

 

Fuentes:

http://www.arttherapyblog.com/online/color-therapy-healing-an-introduction/#colortherapyintro

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1297510/

http://psychology.about.com/od/sensationandperception/a/colorpsych.htm

http://www.aibarra.org/Apuntes/Ciencias_Alternativas/Cromoterapia.pdf

 

Mandala Tibetano

Mandala en sánscrito quiere decir círculo. Originalmente, los mandalas son un arte milenario que permiten llegar a la meditación y a la concentración a través del dibujo, para exprimir nuestra propia naturaleza y creatividad. Los mandalas tibetanos son una representación geométrica del cosmos.

Los monjes vierten millones de granos de arena de colores desde el centro hacia las orillas, simbolizando el nacimiento. Una vez acaban, deshacen el mandala barriendo la arena desde las orillas hacia dentro. Este nuevo acto simboliza la muerte. Después los monjes acuden a un río, lago o mar  y allí vierten la arena con el fin de difundir la energía curativa del mandala a todo el mundo. Este proceso simboliza la continuidad de la vida y transmite la filosofía oriental del desapego hacia lo material.

El mandala simboliza y expresa la totalidad. La totalidad de la persona, tanto de su experiencia interior, como de su relación con el mundo exterior, pues ambas realidades afloran en el mandala. Es la metáfora de la vida misma representada en un mandala de arena: Nacemos, crecemos, maduramos y morimos. Los mandalas nos recuerdan que nada es estático o permanente y la naturaleza cíclica del tiempo.

Lo importante no es la obra final, sino el proceso que se sigue para su creación. Lo cual me lleva a pensar inevitablemente en uno de los fundamentos de la arteterapia: Que el proceso de creación prima sobre el resultado final, que pasa a ser una huella de lo acontecido.

Fuentes:

Huyser, A (2006). El libro del trabajo de los mandalas para el descubrimiento de  uno mismo. Ediciones Obelisco.

Küstenmacher, M y W (2010). Energía y fuerza a través de los mandalas.  Ediciones Obelisco.

Guerini, S (2011). Mandala Intuitivo. (Blog). Recuperado el 10/07/2014 de

http://mandalaintuitivo.wordpress.com/

Gutierrez, E (2004, enero). Pintura meditativa, una forma de arteterapia

(en linea). Recuperado el 20/06/2014 de http://www.arteterapiahumanista.com/Referencia%205.htm

Bestiarios y Animalarios para la creatividad

Soñar con seres fantásticos es algo que el ser humano ha hecho desde que tiene memoria.

Jugar a crear nuestros propios seres mitológicos, nuestro animalario personal es una actividad gratificante tanto para adultos como para los más pequeños, mediante la cual podemos poner en juego toda nuestra imaginación.

Las posibilidades son infinitas y el proceso divertido y cargado de ingenio.

Nunca vimos un animal así y sin embargo podemos imaginarlo, podemos formarnos una idea, una imagen construida de fragmentos de otros animales compuestos de manera compleja.

Además de la actividad reproductora es normal ver en el ser humano otra actividad que combina y crea nuevas imágenes, nuevas acciones.

En este caso se ve muy claramente la actividad combinada de la imaginación. El bestiario creado formará entonces parte de nuestra experiencia anterior, será una mezcla de aquellos animales que conocemos, ya que de otro modo no podríamos inventar uno nuevo. La combinación de las diferentes partes de los cuerpos animales constituirá un ser nuevo que pertenecerá a su creador, sin ser mera repetición de cosas vistas u oídas.

Esta facultad de componer un nuevo animal, de combinar unas partes de unos con otras partes de otros, sienta las bases de la creación.

 

Arteterapia con adolescentes

Los adolescentes pasan por un momento de mucho desconcierto y confusión, necesitan explorar sus capacidades y cómo poner y aceptar límites en su entorno.

La mayoría de los adolescentes necesitan apoyo de un guía incondicional en un espacio seguro que les ayude para convertirse en lo que quieren ser como persona y en la vida. Los padres y los amigos son su mayor apoyo pero en ocasiones no es suficiente. A veces, se necesita que un profesional escuche, oriente, informe y les ofrezca un buen soporte.

El arteterapia con adolescentes permite reforzar las capacidades expresivas de los jóvenes, como parte inherente de búsqueda y manifestación individual. Les ayuda a expresar sus conflictos internos clarificándolos para así poderlos trabajar.

A través de la arteterapia se desarrollan las capacidades de comunicación no verbal y verbal, se trabaja en los problemas de identidad, de confusión, percibiendo así su propio cuerpo. También

ayuda en el conocimiento de la imagen que tienen de si mismos y de la que les gustaría tener, así como a reconocer como creen que son percibidos por los demás, a conocer sus emociones, sentimientos, fuerzas, debilidades, problemas de ira y rebelión, de autoridad y conflictos de independencia. En resumen, despierta el interés por la autorreflexión, mediante el intercambio de experiencias que le sirven para reforzar su autoestima.

En las sesiones de arteterapia se reflexiona sobre la obra realizada y los integrantes del grupo. Se desarrollan mecanismos de interacción social, haciéndose conscientes de lo que significa vivir en sociedad.

El autoestima de los adolescentes aumenta al favorecer la expresión creadora, ya que logran dentro del setting una comunicación abierta y sincera, en un ambiente protegido y seguro.

En los talleres de arteterapia los adolescentes tienen la oportunidad de poder comunicar a los otros, sus necesidades y sentimientos en forma perceptible.

Los adolescentes se vuelven más simbólicos y el taller de arteterapia les sirve para expresar sus conflictos internos y clarificarlos, tratar de identificar los problemas de identidad y ayudan a conocer la imagen que tienen de sí mismos.