Arteterapia y neurociencia

Notables avances en neurociencia ofrecen nuevos métodos de observación para investigar de manera cuantitativa, los beneficios de la arteterapia. 

Y es que la ciencia será fundamental para la comprensión de cómo funciona realmente la arteterapia.

Cada vez son más los estudios que mediante el empleo de electroencefalogramas, reflejan las diferencias que se producen en el cerebro antes y después una sesión de arteterapia, o entre personas que dibujan y personas que no, o los cambios que se producen en nuestro cerebro si se trata de una actividad dirigida o libre, o simplemente si empleamos diferentes técnicas.

No podemos hablar del lenguaje de las imágenes sin hacer referencia a la gramática del cerebro. La teoría del color, la percepción de profundidad y similares, no son simplemente reglas abstractas. Estos fenómenos perceptuales abordan los medios por los que el cerebro humano recibe, procesa y almacena estímulos visuales. Por lo tanto la ciencia y el arte claramente se entrelazan en los procesos de percibir y sentir.

Aunque la arteterapia ha tardado en adoptar enfoques científicos, actualmente hay una creciente conciencia de la necesidad de incorporar los hallazgos de la neurociencia en nuestra profesión y es que a pesar de que el sentido común nos dice que las imágenes tienen un impacto en cómo nos sentimos, una mayor comprensión de cómo éstas se procesan en el cerebro y de cómo influyen en nuestras emociones, podría proporcionar a los arteterapeutas una base para evaluar y explicar mejor nuestro trabajo.

Ahora, la Neurociencia proporciona a los arteterapeutas la oportunidad de experimentar un nuevo marco para hacer frente a los principios más básicos del campo. Como por ejemplo, qué significa que un tono de azul es "relajante", que las líneas de un dibujo son "agresivas", o que una fotografía es "honesta".

 Fuentes:

Christopher M. Belkofer MAAT, LPC & Lukasz M. Konopka PhD, ECNS, BCIA-EEG (2008): Conducting Art Therapy Research Using Quantitative EEG Measures, Art Therapy, 25:2, 56-63

Kerry A. Kruk, Paul F. Aravich, Sarah P. Deaver & Roger deBeus (2014) Comparison of Brain Activity During Drawing and Clay Sculpting: A Preliminary qEEG Study, Art Therapy: Journal of the American Art Therapy Association, 31:2, 52-60, DOI: 10.1080/07421656.2014.903826

Los libros para colorear no son arteterapia

La oferta de los libros de colorear para adultos se ha disparado en este último año en muchos países como Estados Unidos, Australia, Reino Unido, Francia o España entre otros y muchos profesionales nos cuestionamos el uso del término "Arteterapia” en algunos de los títulos.

Si leemos cualquiera de los numerosos artículos o algunas de las contraportadas de estos libros, encontraremos rápidamente algunos comentarios que relacionan el colorear con el auto-descubrimiento, la meditación, la creatividad y que incluso proponen que los libros para colorear son “Arteterapia”.

Puede que estos libros tengan beneficios terapéuticos, pero que algo sea terapéutico no implica que sea terapia y los libros para colorear no son Arteterapia.

La arteterapia es una profesión del campo de la salud mental que utiliza el proceso creativo para mejorar el bienestar físico, mental y emocional de las personas. Se basa en el hecho de que el proceso creativo involucrado en la expresión artística, ayuda a resolver conflictos y problemas, desarrolla habilidades interpersonales, ayuda a reducir el estrés, a fortalecer la autoestima y a alcanzar el conocimiento de uno mismo. Las sesiones de arteterapia siempre se realizan con el acompañamiento de un arteterapeuta que facilita al participante el uso de los medios artísticos y el proceso creativo para alcanzar una serie de objetivos según las necesidades de cada participante.

Por lo tanto, la arteterapia no es algo que uno hace por sí mismo y ni mucho menos con una receta ya que la relación triangular que se genera entre el participante, la obra y el arteterapeuta es uno de los pilares de esta disciplina.

No dudo que muchos coloristas se sientan mejor, después de una sesión con un libro para colorear. La acción repetitiva de colorear puede ser una forma de auto-regulación que puede ayudar en ciertos momentos a aquellas personas que necesitan reducir el estrés. El movimiento del lápiz o del rotulador, hacia atrás y adelante dentro de los límites pre-hechos se puede percibir como una forma de contención y puede llevarnos a alejar nuestra mente del aquí y ahora. Pero en algunos casos también podría hasta llegar a convertirse en una obsesión, al reforzar la necesidad de completar todos los diseños de todos los libros que compró.

Por ello quiero insistir en que los libros de colorear para adultos no son Arteterapia, son eso, libros para colorear y colorear no es Arteterapia.

Es mucho el esfuerzo que los profesionales de la Arteterapia estamos haciendo para consolidar la profesión y difundir la disciplina de manera correcta, por eso me apena que se banalice el término y por ende nuestro trabajo que trasciende más allá del “pinta y colorea”.

Fuentes:
https://news.artnet.com/art-world/experts-warn-adult-coloring-books-not-art-therapy-323506

http://www.abc.net.au/news/2015-08-06/adult-colouring-in-books-not-art-therapy-professionals-say/6675634

http://www.theguardian.com/lifeandstyle/2015/aug/17/coloring-books-adults-therapists-opinions

http://www.newstatesman.com/2015/07/colouring-book-wars