¿Pueden las artes hacernos vivir más?

Una nueva investigación sobre los efectos de la cultura en las enfermedades crónicas. Un nuevo informe, publicado el 12 de febrero por "Arts for Health" en la Universidad de Manchester, revela que las acciones relaccionadas con las artes y la cultura en general, tienen un efecto positivo a largo plazo en la salud y en el bienestar.

La investigación realizada por la doctora Rebecca Gordon-Nesbitt ha descubierto pruebas, que se remontan a varias décadas y que muestra una asociación significativa entre el compromiso con las artes, la longevidad y la calidad de vida.

Bajo los auspicios del "Cultural Value Project",  la doctora Gordon-Nesbitt ha compilado una base de evidencia compuesta de quince estudios longitudinales.

Estos estudios internacionales en conjunto sugieren que las prácticas artísticas o la asistencia a eventos culturales de calidad tienen un impacto beneficioso sobre una serie de enfermedades crónicas a través del tiempo. Esto incluye el cáncer, enfermedades del corazón, la demencia y la obesidad, con un efecto positivo sobre la esperanza de vida.

Leer más >>

Arteterapia y Alzheimer

Actualmente no existen medicamentos que pueden prevenir o curar la enfermedad de Alzheimer, pero las artes, la pintura, la música, el baile o incluso visitar un museo pueden tener un impacto muy positivo en los síntomas de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes de Alzheimer.

La participación en programas de arte o música no cura la enfermedad de Alzheimer, pero si que puede ayudar a mejorar las funciones cognitivas o cerebrales.

Los medicamentos de Alzheimer puede retrasar la pérdida de la memoria causada por el Alzheimer, pero "ya que los investigadores aún no han sido capaces de identificar las causas de la enfermedad, no pueden encontrar una cura", dijo Dr. Oscar López, de la Universidad de ADRC de Pittsburgh.

Así que el reto para los cuidadores es proporcionar oportunidades que mejoren la calidad de vida de las personas, en lugar de esperar hasta que se encuentren medicamentos más eficaces.

Hospitales no inhóspitos

La palabra hospital viene del latín hospes, "huésped" o "visita". De hospes se derivó a hospitalia, "casa para visitas foráneas". Posteriormente hospitalia se transformó en hospital para designar el lugar de auxilio a los ancianos y enfermos.

La humanización de los hospitales comienza a estar cada vez más valorada y no es de extrañar que poco a poco los hospitales, sobre todo en las plantas de pediatría, comiencen a mostrarse como lugares menos inhóspitos y más acogedores.

Ejemplos de cómo hacer de un hospital un lugar más hospitalario, los encontramos en diferentes ciudades, por ejemplo:

En Londres, la organización Vital Arts ha reunido a 15 artistas los cuáles se han encargado de decorar el Hospital Infantil London Royal, de manera que los niños se puedan sentir más a gusto. Con diseños de animales, naturaleza y formas geométricas, han hecho de este espacio, un lugar especial para los más pequeños.

En Madrid, encontramos el Hospital La Paz, con el cual tuve la suerte de colaborar en 2013 y que tiene una gran tradición de humanización. Ya son muchos los años que llevan trabajando con actividades complementarias a las asistenciales para la atención integral de los pacientes, aunque siempre los más llamativos son los dedicados a los niños. El Plan de Humanización contempla diferentes proyectos, como la sala de juegos La Pajarera, los Doctores Sonrisa de la Fundación Theodora y programas de Musicoterapia y Arteterapia.

Quizás, humanizar las plantas de pediatría sea el comienzo de algo más grande y algún día, todas las plantas de los hospitales, sin excepciones, puedan ser espacios que amparen la sanación, no solo del cuerpo, sino también de la mente.

Colorterapia

Están mires donde mires y se ven por todas partes. Te deleitas en ellos consciente e inconscientemente. Y es que, vemos colores todo el tiempo, pero ¿con qué frecuencia se piensa en sus orígenes y efectos?

¿Qué es el color? Como la mayoría sabemos, el color es luz y energía. Hay una variedad de longitudes de onda en las cuales la luz puede ser categorizada. Las longitudes de onda visibles caen aproximadamente en el rango de 390 a 750 nanómetros,esto es conocido como el espectro visible. Otras longitudes de onda y frecuencias están asociadas con luz no visible, tales como los rayos X y los rayos ultravioleta. La mayoría de las personas son conscientes de los efectos de luz no visible, así que tiene sentido que la luz visible también nos afecte.

Un ejemplo de cómo la forma en que la luz nos puede afectar es una forma leve de depresión conocida como trastorno afectivo estacional, que muchas personas que sufren durante los inviernos.

La cromoterapia, también conocida como colorterapia o terapia de luz, es un tipo de sanación holística que utiliza el espectro visible de luz y color que afectan el estado de ánimo de una persona y su salud física o mental. Cada color y vibración caen en una frecuencia específica, que muchos creen que contribuyen a las propiedades que se pueden utilizar para afectar a la energía y las frecuencias dentro de nuestros cuerpos.

Hoy en día se sabe qué colores que producen un efecto en las personas con trastornos cerebrales o personas con problemas emocionales. Por ejemplo, el color azul puede tener un efecto calmante que puede resultar en presión arterial más baja, mientras que el color rojo podría tener el efecto contrario. Verde es otro color que puede ser utilizado para relajar las personas que están emocionalmente desequilibradas. Amarillo, por otro lado, puede ser utilizado para ayudar a satisfacer a las personas que podrían estar sufriendo de depresión.

No es de extrañar que el sol y su fuente de luz (o falta de ella), pueden tener un profundo efecto en nosotros.

Hace miles de años, algunos países comenzaron a explorar el color y su capacidad para sanar. Egipto, Grecia y China son conocidos por sus incursiones en la terapia mediante el color. Algunos ejemplos incluyen:

Salas de pintura de diferentes colores, con la esperanza de tratar ciertas condiciones.

Utilización de los colores de la naturaleza de su entorno (azul de cielo, verde de hierba, etc).

Hay evidencias de personas que utilizaban el color para la sanación y la terapia, que se remontan hasta 2000 años atrás. Hoy en día, la cromoterapia va ganando popularidad, con numerosos libros que escriben sobre ello, incluyendo a Johann Wolfgang Goethe, que estudió los efectos fisiológicos del color. Como hemos mencionado, sin embargo, muchas personas se muestran escépticos sobre el uso del color y de la luz para la sanación o terapia.

¿Tienes algún color que te afecta especialmente? Háznoslo saber en los comentarios. 🙂

 

Fuentes:

http://www.arttherapyblog.com/online/color-therapy-healing-an-introduction/#colortherapyintro

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1297510/

http://psychology.about.com/od/sensationandperception/a/colorpsych.htm

http://www.aibarra.org/Apuntes/Ciencias_Alternativas/Cromoterapia.pdf