Diarios visuales

En ocasiones resulta complicado expresar con palabras aquello que nos sucede, una emoción, sensación o sentimiento que queremos exteriorizar para, de alguna manera, sentirnos más aliviados. Hay personas que tiene diarios en los cuales reflejan con palabras aquello que pasa por su interior, pero no todos nos sentimos cómodos expresandonos con palabras.

Otro tipo de diario es aquel en el cual depositamos nuestras imágenes interiores. Son diarios visuales, cargados de contenidos que aluden a nuestras emociones, a lo que podamos sentir en ese mismo momento, a nuestras experiencias diarias, a recuerdos o a aquello que necesitemos exteriorizar y formalizar, es decir dar forma, cuerpo y no necesariamente palabras. En vez de rechazar, mitigar o evitar estos sentimientos, la idea es indagar en nosotros mismos y descubrir nuestro ser y un diario visual nos ofrece el espacio perfecto para ello.

Muchos artistas trabajan en diarios y cuadernos en paralelo a su obra. Algunos son íntimos y privados y otros son expuestos junto a sus trabajos. Hay personas que incluso llevan al día dos diarios visuales, el más personal y aquel que suelen mostrar.

Los diarios visuales suelen contener imágenes y palabras. Su contenido documenta experiencias del día a día, actividades, emociones o autobiografías. En arteterapia se recomiendan como una manera de explorar las emociones y los sentimientos a través del tiempo. De hecho, la importancia de notar cómo las expresiones artísticas van cambiando de semana a semana y de mes a mes es uno de los factores básicos de la arteterapia.

Según Cathy Malchiodi (2010), existen ya algunos indicadores de que "el utilizar las artes visuales y la escritura en un diario tiene beneficios para la salud: reduce el ritmo cardíaco, aumenta la producción de serotonina y de las células inmunes, y reduce los síntomas de estrés". Por otro lado, Lucia Cappachione en su libro: El Diario Creativo, lo define como un medio para el crecimiento interior. 

Es importante encontrar un momento en el que podamos estar tranquilos y un lugar privado y confortable, que nos permita dirigirnos a la autoreflexión y meditación. Al igual que cualquier práctica en pro de la salud, hacer un diario visual será más beneficioso si se convierte en un hábito.

Fuentes y enlaces de interés:

Cappachione, L. (2003). El Diario Creativo. El arte de encontrarte día a día con tu lado derecho del cerebro. Editorial Gaia.

Malchiodi, C. (2010). Cool Art Therapy Intervention #4: Visual Journaling. En: http://www.psychologytoday.com/blog/the-healing-arts/201006/cool-art-therapy-intervention-4-visual-journaling

Kelly Brown. Art Journaling: http://artjournaling.blogspot.com.es/