Arteterapia y educación

La creatividad en los ámbitos educativos de arteterapia se debe ver como una forma de aprendizaje que implique el expresar ideas y sentimientos, usar la imaginación para posibilitar el resolver problemas, comprobar las ideas y pensar en una diversidad de posibilidades. Por eso es muy importante desarrollar la creatividad desde los primeros años.

Los niños creativos confían en sí mismos, están motivados y llenos de ideas, son capaces de expresarse, responden de forma imaginativa, saben acometer las actividades de forma libre y siempre de manera lúdica.

La arteterapia en el ámbito educativo proporciona un entorno de seguridad y confianza, un lugar para el silencio y la reflexión, para la auto-identificación, siendo capaz de:

-Desarrollar las facultades críticas.

-Aprender a vencer los impulsos indeseables y el comportamiento destructivo.

-Despertar permanentemente las facultades creativas e imaginativas de la persona.

-Aprender a desempeñar un papel responsable en la vida de la sociedad.

-Desarrollar el conocimiento de uno mismo y la conciencia de las propias cualidades y limitaciones.

-Aprender a comunicarse con los demás.

-Formar a la persona para que pueda ser operativa y capaz de resolver problemas.

-Favorecer la atención y la concentración.

-Mejorar la autoestima.

-Generar un espacio para las relaciones sociales saludables.

-Ayudar a afrontar y superar dificultades.

En las sesiones el niño se expresa de forma simbólica a través del juego y la actividad gráfica y no pasa al lenguaje más que de forma secundaria. En los talleres se toman decisiones, se conocen y controlan las emociones, se expresan los temas que le preocupan a cada participante, se asumen responsabilidades y se reflexiona sobre los procesos y lo acontecido. También se regulan los aspectos emocionales: se calman ansiedades, miedos, frustraciones, se incrementa la serenidad, el afecto positivo y la autoestima y se facilita el desarrollo de una relación con el arteterapeuta y el grupo, en la que la persona se sienta segura y capaz de expresarse con libertad.

Arteterapia con adolescentes

Los adolescentes pasan por un momento de mucho desconcierto y confusión, necesitan explorar sus capacidades y cómo poner y aceptar límites en su entorno.

La mayoría de los adolescentes necesitan apoyo de un guía incondicional en un espacio seguro que les ayude para convertirse en lo que quieren ser como persona y en la vida. Los padres y los amigos son su mayor apoyo pero en ocasiones no es suficiente. A veces, se necesita que un profesional escuche, oriente, informe y les ofrezca un buen soporte.

El arteterapia con adolescentes permite reforzar las capacidades expresivas de los jóvenes, como parte inherente de búsqueda y manifestación individual. Les ayuda a expresar sus conflictos internos clarificándolos para así poderlos trabajar.

A través de la arteterapia se desarrollan las capacidades de comunicación no verbal y verbal, se trabaja en los problemas de identidad, de confusión, percibiendo así su propio cuerpo. También

ayuda en el conocimiento de la imagen que tienen de si mismos y de la que les gustaría tener, así como a reconocer como creen que son percibidos por los demás, a conocer sus emociones, sentimientos, fuerzas, debilidades, problemas de ira y rebelión, de autoridad y conflictos de independencia. En resumen, despierta el interés por la autorreflexión, mediante el intercambio de experiencias que le sirven para reforzar su autoestima.

En las sesiones de arteterapia se reflexiona sobre la obra realizada y los integrantes del grupo. Se desarrollan mecanismos de interacción social, haciéndose conscientes de lo que significa vivir en sociedad.

El autoestima de los adolescentes aumenta al favorecer la expresión creadora, ya que logran dentro del setting una comunicación abierta y sincera, en un ambiente protegido y seguro.

En los talleres de arteterapia los adolescentes tienen la oportunidad de poder comunicar a los otros, sus necesidades y sentimientos en forma perceptible.

Los adolescentes se vuelven más simbólicos y el taller de arteterapia les sirve para expresar sus conflictos internos y clarificarlos, tratar de identificar los problemas de identidad y ayudan a conocer la imagen que tienen de sí mismos.

El punto luminoso del objeto-desecho

Los objetos desechados forman parte de nuestra cultura material y por ende de nuestra vida. Constantemente los percibimos, los interpretamos, nos relacionamos, e incluso nos identificamos con ellos, proyectando nuestras emociones sin apenas ser conscientes de ello.

A diferencia del objeto, el objeto-desecho ha perdido sus propiedades objetivas y de uso, pero conserva otras propiedades subjetivas que le otorgan el valor que cada individuo le quiera dar.

En el siguiente texto se hace una aproximación a aquellos procesos psicológicos que se podrían activar mediante la práctica artística con estos materiales.